En 2012 Carlos Slim compró un canal de deportes, para romper con el dominio de dos deportes en México.
El desafío fue la creación de una identidad.Diseñamos un logotipo distintivo, con garra. Era necesario anunciar por todo el país que Uno de Deportes había llegado.
Nuestra inspiración para el logotipo fue la idea de un sello de aprobación. Queríamos que el logotipo fácilmente identificable, y emocionante.
Aquí había una clara ruptura de un monopolio y una nueva oportunidad no sólo para los espectadores, sino también para los patrocinadores.